Buscador de profesionales

Astigmatismo

En el astigmatismo la imagen del objeto que se mira queda desenfocada a nivel de la retina porque las estructuras ópticas del ojo (córnea, cristalino), no tienen la misma capacidad de convergencia de los rayos de luz en todos sus ejes.

En el astigmatismo puro un eje enfoca sobre la retina y otro por delante (astigmatismo miópico), o por detrás (astigmatismo hipermetrópico). En el astigmatismo mixto un eje enfoca por delante de la retina y otro por detrás. Si se asocia a miopía los dos ejes enfocarán por delante de la retina (a diferente distancia) y si se asocia a hipermetropía los dos ejes enfocarán por detrás (a diferente distancia).

El astigmatismo puede variar hasta los 3 años siendo poco frecuente a partir de esta edad, excepto si hay patología a nivel de la córnea (queratocono).

Este defecto refractivo se corrige con lentes cilíndricas que permiten que la imagen quede enfocada en todos los ejes.

La corrección de los defectos ópticos en los niños debe realizarse lo más pronto posible para evitar el desarrollo de la ambliopía (ojo vago) y conseguir una buena agudeza visual que es básica para el correcto desarrollo psicomotor en la infancia. Por ello, son muy importantes las revisiones escolares y pediátricas para detectar estos defectos y poder derivar al oftalmólogo para su correcto diagnóstico y tratamiento.

PARA EL DIAGNÓSTICO CORRECTO DE LOS DEFECTOS REFRACTIVOS EN NIÑOS DEBE USARSE SIEMPRE LOS COLIRIOS CICLOPLÉJICOS (dilatadores de la pupila).

El uso de estas gotas nos ayudan a explorar el fondo de ojo y poder detectar patologías que podrían pasar desapercibidas sin su uso.