Buscador de profesionales

Asociación de retinoblastoma

Retinoblastoma

 
Se trata del tumor maligno intraocular más frecuente en la infancia y representa del 10 al 15 % de los cánceres que ocurren dentro del primer año de vida. El retinoblastoma no tratado es una enfermedad mortal; sin embargo, con los avances en el tratamiento, la supervivencia actualmente en los países desarrollados es superior al 95%.
 

Suele debutar antes de los 3 años de vida, con una edad media al diagnóstico de 20 meses. Las formas de presentación más frecuentes son:

 

⇒ Por leucocoria, que es el reflejo pupilar blanquecino que se observa al iluminar la pupila en lugar del color rojo-anaranjado habitual.

 

⇒ Por estrabismo. Los recién nacidos pueden presentar pequeñas desviaciones hacia dentro o hacia fuera intermitentes y de pequeño ángulo. Pero a partir del 4º-5º mes de vida todos los niños deben tener los ojos perfectamente alineados. Estrabismos de gran ángulo y constantes desde recién nacidos y cualquier tipo de estrabismo a partir del 5º mes de vida, deben ser remitidos al oftalmólogo para descartar causas sensoriales.

 

⇒ En exploraciones de cribado en hijos de padres afectos.

 

⇒ Celulitis orbitaria, panuveítis, hemorragia vítrea, glaucoma, hifema… son formas menos frecuentes de presentación.

 

 

Recomendaciones de la SEEOP

 

El pediatra debe remitir al oftalmólogo a todos aquellos niños con:

 

Leucocoria.

 

Estrabismo de gran ángulo y constante desde recién nacido.

 

Estrabismo de pequeño ángulo e intermitente a partir de los 5 meses de edad.

 

La leucocoria es un motivo de derivación urgente al oftalmólogo. El diagnóstico es clínico apoyado por la ecografía ocular.

 

El manejo debe ser multidiciplinar en un centro de referencia nacional.